CARLOS JULIÁN QUINTERO, EN MEDIO DE LAGRIMAS, SEGUNDO EN LA ÚLTIMA ETAPA DEL TOUR DE LOS ALPES

Excepcional labor de Quintero en la fuga del día

Fenomenal, por decir menos, fue la actuación del Manzana Postobón Team Continental Pro en la última etapa del Tour de los Alpes, Carlos Julián Quintero, en una gran demostración de coraje, de tenacidad, entró en la disputa por la victoria de etapa.

La hazaña comenzó cuando Carlos Julián se metió en la fuga del día con 17 corredores más, fuga que logró tener más de 6 minutos de diferencia con respecto al grupo principal. Aventura que le permitió al corredor del Manzana Postobón cruzar en primer el premio de montaña de segunda categoría.

Para el último premio de montaña de la etapa, de primera categoría, nueve corredores en punta, con Quintero allí, tomaron ese ascenso final, para más adelante dos hombres tomar distancia suficiente del resto para ir en busca de la victoria, Carlos Julián del Manzana Postobón y Masnada del Androni.

Los dos hombres fueron devorando kilómetros en ese ascenso, trabajo mancomunado que les permitió mantener una buena renta de tiempo con sus perseguidores, entre ellos el líder Sivakov.

A 14 kilómetros de meta, llegó un momento que tuvo que dejar en suspenso a más de uno que seguía la transmisión por televisión, Carlos Julián tuvo un problema mecánico, que le obligó poner pie en tierra y perder la rueda de su compañero de fuga. 

Pero Quintero se recuperó del percance y se esforzó al máximo para llegarle de nuevo a Masnada , y así, entre los dos disputar la victoria, ya que contaron con tiempo suficiente con respecto al grupo perseguidor.

En los últimos 1.500 metros, Masnada  atacó, Carlos Julián trató de responder, pero no pudo, lo intentó, pero el esfuerzo que tuvo después de su problema mecánico le pasó factura justo en ese momento, al final, un segundo puesto que vale oro para el corredor y para el Manzana Postobón, por eso sus lagrimas al final.

“Unas lagrimas que representan mucho en esta etapa de mi vida, ser segundo en una etapa del Tour de Alpes, es muy gratificante para mi y más porque Italia es mi segunda madre. Unas lagrimas de frustración, porque otra vez segundo, en menos de quince días dos segundos puestos, pero bueno, esto indica que hay buenas sensaciones y que las piernas están para luchar” expresó Carlos Julián Quintero, corredor del Manzana Postobón Team.

Carlos Julián Quintero poco a poco va tomando su nivel y las últimas competencias así lo demuestran, en la Vuelta a la Itzulia Basque Country, en una de las jornadas arribó en el noveno puesto, en la Clásica Amorebieta finalizó segundo y ahora otra segunda plaza y en una carrera 2HC.

En la clasificación general final, Aldemar Reyes terminó como el mejor ubicado para el Manzana Postobón, puesto 23 a 15 minutos y cincuenta y tres segundos del campeón Sivakov, Quintero finalizó en la casilla 24 a 16 minutos. 

La nómina que estuvo en el Tour de los Alpes tomará unos días de descanso en Santander, España, antes de enfrentar la Vuelta a Asturias la próxima semana.